HORARIOS Y RESULTADOS DE LA JORNADA -      TODAS LAS NOTICIAS -     
Selección Absoluta Masculina
20 años de la primera estrella
03/12/2020

  

La Absoluta de Fútbol Sala consiguió escribir con letras de oro en Guatemala una sus primeras páginas más gloriosas. Aquella final ganada a Brasil supuso un punto de inflexión. Luis Amado y Javi Orol nos cuentan cómo lo vivieron desde dentro.



Domingo 3 de diciembre de 2000, Ciudad de Guatemala. España iba a cambiar la historia del fútbol sala a partir de ese día. El Mundial quiso que el combinado nacional se enfrentara en el partido decisivo a la todopoderosa Brasil, favorita en aquel momento para levantar otro título. Ya tenían tres estrellas -la del 96, incluso, conseguida ante la propia España-. Sin embargo, los 9.000 espectadores que siguieron el duelo en directo pudieron comprobar desde el inicio del choque que los españoles no estaban dispuestos a dejarse doblegar solo por el peso del escudo de la verdeamarelha.

La Selección Española golpeó primero. Y lo hizo con un penalti perfectamente ejecutado por Daniel. Anderson fue quien devolvió las tablas al electrónico. Sin embargo, un escorzo de Javi Sánchez en la frontal del área permitió a los hombres convocados por Javier Lozano marcharse al descanso con ventaja.

En la reanudación, Tobías reventó un balón en la escuadra izquierda de Jesús Clavería. El portero, fue -sin duda- uno de los pilares sobre los que se cimentó esta histórica victoria. Paró, paró, siguió parando y volvió a parar, una tras otra las acometidas suramericanas.

Luis Amado, miembro de la expedición española y ahora ejerciendo como Representante Institucional de fútbol sala en la Real Federación Española de Fútbol nos cuenta cómo vivió aquel torneo. "Tenía 25 años y fue mi primer Mundial. Era titular, pero me lesioné en el partido ante Croacia. Una acción dividida acabó con una fractura en el primer metatarso de mi pie izquierdo. Casualmente, durante el calentamiento de ese mismo encuentro, Guillermo también sufrió un revés. Lesión en su mano izquierda".

Tanto infortunio, propició que Jesús Clavería fuera el único guardarredes de la expedición española a disposición de Javier Lozano. Lo que obligó a Ricardo a volar rápidamente hasta Guatemala para incorporarse a la concentración de la Selección. "Jesús asumió la responsabilidad de la portería y fue determinante durante ese campeonato, pero sobre todo contra Brasil", explica Amado.

Brasil, precisamente, se puso por delante gracias a Vander y a una jugada de estrategia a falta de seis minutos para el final. No obstante, todavía quedada mucho guion por escribirse. Javi Rodríguez se convertiría en el otro actor principal de la película. Aunque antes, fue su tocayo Orol quien tiró de personalidad, picardía y una pizca de inconsciencia temeraria para inventarse ser objeto de un empujón, que a la postre sería decisivo. El madrileño se atrevió a parar el juego, al tocar el balón con la mano.

"Está claro que hubo contacto, pero también es evidente que yo puse de mi parte para evidenciar que era falta". Son palabras del propio Orol, expeditivo cierre de aquel combinado y actualmente Secretario del Departamento Internacional del Comité Nacional de Fútbol Sala de la RFEF. "Recuerdo que el árbitro tardó unos segundos en pitar. Yo tuve mis dudas, aunque el colegiado acertó de pleno", confiesa con una sonrisa en la cara.
  
Entonces llegó el turno de Rodríguez, quien no perdonó con el primero de sus punterazos. 3-3 y cuatro minutos por delante de mucha tensión, de idas y venidas. A falta de segundos para que el crono se pusiera a cero, el jugador catalán volvió a acaparar todos los focos, después de que el combinado español fuera objeto de otra falta. Colocó el balón en el punto de doble penalti y cogió carrera con ese brillo en los ojos que solo da la confianza de saberse conocedor del desenlace. Puntera derecha en mitad del balón, que va barriendo el suelo a su paso y que acaba alojado en el ángulo inferior izquierdo de la portería brasileña.

El tanto llegó en el momento justo. Ni tiempo para la reacción tuvieron los desolados y sorprendidos brasileños antes de escuchar el pitido final y contemplar a la expedición española saltando y festejando un triunfo histórico.

"Recuerdo que cuando pitaron el final, Guillermo y yo estábamos en la grada y bajamos como un rayo a la pista. Y eso que yo tenía una férula en el pie. Fue el primer gran título de mi carrera. Eso nunca se olvida", confiesa Luis Amado.

Javi Orol echa la vista atrás desde el escritorio que ocupa ahora en la Ciudad del Fútbol de Las rozas. "Yo estaba en el banquillo y lo siguiente que recuerdo es a todos saltando y gritando de alegría en mitad de la pista. Este título tiene un sabor especial por ser el primero y porque te pilla más joven. Además, nunca sabes si volverá a haber otra oportunidad para ganar el segundo". Y vaya que la hubo. Javi Orol, Luis Amado, Javier Rodríguez, Julio García Mera y Kike Boned son los cinco jugadores que consiguieron volver a hacer historia en 2004. Junto a ellos también, Javier Lozano y el resto del aquel cuerpo técnico de la Selección Española de Fútbol Sala.

España tendrá la oportunidad de continuar haciendo historia y qué mejor lugar para ello, que el Mundial de Lituania 2021. Hay otra estrella en juego y la Selección ya se ha marcado un objetivo: bordar la tercera.

Estos son los jugadores que defendieron los colores de La Roja en el año 2000 en Guatemala: Jesús, Julio, Orol, Javi Sánchez, Daniel, Paulo Roberto, Javi Rodríguez, Santi, Adeva, Riquer, Joan, Kike, Ricardo, Luis Amado y Guillermo.


 Sefutbol 








[ Volver ]


 

w w w . g o l s a l a . c o m  
 
© Golsala.com - Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de la información y fotografía, salvo permiso expreso de Golsala.com, o haciendo referencia a la fuente de donde ha sido extraída la información.
Contacto: redaccion@golsala.com | Añadir a Favoritos | Página de Inicio | Nota Legal